Arroces a la menorquina para el otoño

Menorca es tierra de buenos arroces… La caldereta de langosta es el mejor ejemplo y uno de los platos más tradicionales y deliciosos de la mesa menorquina. Nadie que visite la isla puede abandonar Menorca sin degustar una de sus famosas calderetas o, como mínimo, un caldoso arroz de bogavante.

La caldereta es un plato exquisito que se prepara con mimo, mucha tradición y los mejores frutos del Mediterráneo que se crían en las costas de Menorca y en su fértil tierra: Langosta viva, cebolla, tomate, ajo, perejil fresco, aceite de oliva y una gotita de licor de hierbas o coñac. Es una receta sencilla, imprescindible e ideal para comidas en grupo y en familia.

La langosta se pesca de forma artesanal, con unos cestillos que se utilizan a modo de trampas y que se colocan en el fondo del mar. Pero este delicioso crustáceo está protegido y solo se puede capturar del 1 de marzo al 31 de agosto. Así que, en otoño, la isla se busca otras alternativas como paellas de mariscos, arroces de verduras, conejo o risotos de setas que poco o nada tienen que envidiar a ese exquisito plato típico.

La propuesta de Menorcamenú de esta semana consiste en aprovechar este comienzo  de otoño -con festivo nacional incluido- para disfrutar de la tradición arrocera de Menorca y prolongar la comida en una buena terraza.

Si uno busca una buena arrocería en Menorca tendrá que pasarse por Cala Fornells o por Cales Fonts, en Es Castell, donde está el restaurante Vell Parrander, reconocido por su langosta frita y flambeada, por su amplia tradición en arroces y su cocina tradicional.

También en Es Castell se puede comer un rico arroz caldoso de bogavante en La Josefina, donde el marisco que llega a la mesa es capturado directamente por sus barcas; o en Can Delio, un restaurante que tiene la experiencia de 25 años preparando calderetas, paellas y arroces caldosos con  los mejores mariscos.

Si nos movemos hacia Es Mercadal,  un buen lugar para degustar un arroz en cualquiera de sus modalidades es Sa Rumbada: paella de bogavante, caldereta, arroz caldoso… Este pequeño restaurante, de calidad y cantidad, nunca defrauda y está ubicado en pleno paseo marítimo.

En Ciutadella, encontramos Casa Pepa, un restaurante con carácter y una buena terraza en la que degustar todo tipo de arroces: negro, de langosta, bogavante, gambas menorquinas… Y un poco más allá, el restaurante Es Far d’Artrutx, donde preparan una paella deliciosa, perfecta como alternativa a la caldereta de langosta para este otoño.

De un salto nos vamos a Mahón, donde podemos pedir por encargo un increíble arroz al horno en Latitud 40; probar el arroz meloso con sepia y mejillones de La Minerva, una paella del chef en el restaurante Es Llaüt o un arroz negro con alioli en el restaurante Ses Forquilles.

Pero si uno quiere comer de verdad un arroz muy diferente, no debería dejar de probar el elegante sushi que cada día preparan en el Restaurante Way, con pescado de primera y toda la sabiduría del maestro Kunihiro Oki Ono.

Variedad y calidad para un otoño cargado de gastronomía local.

Cerrar comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>